Como agradar a los demás.

En muchas ocasiones nos hemos topado con personas que apenas les interesamos, si son personas que conocemos hace mucho tiempo, nos evitan y si son personas que no conocemos, después de unos minutos, buscan salir de la conversación para ir a platicar con otra persona ¿te ha pasado a ti? A mí me ha pasado en varias ocasiones y te contare lo que he descubierto a continuación.  

¿Cómo nos ven?

Si la persona no le atrae hablar con nosotros, podríamos decir que se debe a que no tenemos conexión con esta persona, lo primero que pensamos es que la otra persona tiene problemas o comenzamos a criticarlo, he aprendido que lo primero que debemos analizar es a nosotros mismos, es decir, que es lo que ven las otras personas:

  • Veámonos en el espejo, de esta manera veremos lo que las otras personas ven, cuando le comento algún problema a mi esposa, ella me dice, ¿ya te viste como te has puesto? Al verme en el espejo analizo como me ven las demás personas y es ahí donde comienzo a pensar cómo debo mejorar mi lenguaje corporal en las situaciones donde pueda sentirme incómodo.
  • ¿Todo gira a nuestro alrededor? A mucha gente le pregunto qué piensan de alguien que solo habla de sí mismo: yo tengo una casa, yo soy muy bueno, yo tengo un título, etc. las personas me comentan que lo ven como un arrogante y tratan de no escucharlo más, ¿será que esto mismo nos pasará a nosotros? Si queremos conectarnos con las demás personas, no es una buena estrategia el que solo habláramos de nosotros mismos, como si fuéramos la estrella de la película, puede que eso funcione en las universidades, sin embargo, ya no tiene resultado en nuestro día a día.
  • Cuando influimos en las personas, hacemos que las personas hagan lo que les digamos, aunque las personas hagan lo que les pedimos, ellos se dan cuenta en el fondo si son manipulados o no, pueden concluir que nosotros buscamos un fin y no necesariamente es el más noble, Guy Kawasaki en su libro «El Arte de Cautivar» nos invita a preguntarnos a nosotros mismos si:
    • Pedimos a los demás hacer algo que nosotros no haríamos.
    • Hay un conflicto de intereses o si los estoy ocultando.
    • Soy transparente en lo que pido, las verdades a grises dañan mucho.
    • Me estoy aprovechando de personas ingenuas.

 
 

¿Qué hacer para que las personas estén cómodas con nuestra relación?

Hay muchas actividades que podríamos hacer para que las personas estén a gusto con nuestra compañía, les guste estar con nosotros y les guste de los temas que estemos hablando, los siguientes puntos que mencionare, deben de cambiar nuestra manera de pensar, no quedarse en saberlo sino en vivirlo en todo momento, en lo personal, debo de trabajarlo continuamente ya que siempre habrá situaciones en las cuales nos pondrán a prueba el cómo relacionarnos con los demás y podamos recaer.

  • Interesémonos en las otras personas de manera genuina. Las personas sienten cuando nosotros nos interesamos en ellos, lo verán en nuestros gestos, habrá personas que resulte obvio este punto, sin embargo, para otros no será tan obvio y tendrán que trabajar para interesarse en las personas. Cuando tengamos ese interés genuino en los demás, los siguientes puntos no serán tan difíciles de seguir, para algunos les parecerá obvio estos pasos.
  • Tener una actitud positiva para interesarnos en las personas y querer relacionarnos nos dará energía, los buscaremos, veremos las cosas desde otra perspectiva.
  • Hagámonos cargo del contenido, esto significa que nos esforcemos en conocer a las personas y hablar de un tema que les interesa, cómo reaccionan, como se expresan, puede que nosotros tengamos una forma de expresarnos y esta no sea tomado muy bien en otras personas, ya sea por temas culturales, religiosos, política, etc.
  • Demos una buena impresión en cada conversación, John Maxwell en su libro «El Poder de las Relaciones» recomienda que cumplamos estas tres premisas:
    • Nos interesamos en la persona. La persona se siente apreciada por nosotros.
    • Puedo ayudarlo. Demuestro que puedo ayudarlo de muchas maneras, por ejemplo, con escucharlo con atención podemos hacer que la persona se sienta desahogada y de esa manera lo ayudamos, darles consejos, compromisos, etc.
    • Soy confiable. Si dejo la sensación que puedo ser confiable en la otra persona, nos buscará.
  • Tener empatía. Si nos ponemos en los zapatos de los demás podemos comprenderlo mejor, podemos hacer preguntas para conocer más el tema que están hablando, con hacer preguntas, estaremos demostrando interés en el tema de la conversación y será del agrado de la otra persona.  Al saber lo que la otra persona piensa y siente, podremos trabajar en nuestro mensaje para que tenga más sentido en la otra persona. Cuando nos interesamos en la otra persona, dejamos de pensar en nosotros y comenzamos a anteponer los intereses de los demás.
  • Sepamos escuchar. Parece obvio, sin embargo, muchos tenemos algún fallo cada cierto tiempo, los siguientes tips son sencillos pero muy importante al momento de querer agradar a la otra persona.
    • Verlo al rostro, si hablamos y vemos en otro lugar, le estamos diciendo que quisieran estar en otro lugar.
    • No interrumpir, esperemos a que termine la frase para nosotros hablar, se ve muy mal el interrumpir, esto lo veo muy seguido, ya que quieren demostrar que saben más que los demás o que tienen la respuesta.
    • No cambiar de tema de manera abrupta, las personas les molesta que cambien el tema, sienten que no están siendo tomados en cuenta.
  • Muestra entusiasmo. Debemos hacer que las personas se activen cuando hablan con nosotros, si nosotros estamos deprimidos, cansados o mostramos una baja energía, puede que las personas se alejen de nosotros. Puede que en este punto alguien piense que si nos aprecian estarán con nosotros, puede ser cierto en las personas que nos conozcan, sin embargo, puede que estas personas se alejen con el tiempo al ver que mantenemos una energía negativa, si son personas que apenas conozcamos, hay una alta probabilidad que se vayan rápidamente.
  • Dejemos un mensaje o acción que los impacten. El dejar una frase que nos identifiquen en los demás harán que nos recuerden, al vernos otra vez se recordaran de lo que dijimos o hicimos, al ver a mis amigos de la Universidad me recuerdo con alegría alguna anécdota sobre cada uno de ellos, ahora bien, en nuestro ámbito profesional debemos de sellar un mensaje o acción que nos identifique para que nos recuerden, ya sea como nos vestimos, alguna frase que les hagan recordarnos, etc. este sello debe ser positivo.

  Al cumplir la mayoría de estos puntos, podremos crear una conexión con las personas que estamos teniendo una relación, las personas valoraran el esfuerzo que realizarnos, se darán cuenta que nos estamos esforzando en agradarles y lo valoraran, por lo que se abrirá una puerta para poder influenciarlos y querrán vernos en la siguiente oportunidad que se presente.  

 

«La amistad sólo puede tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad.»-Dalai Lama.    

 

Referencia: El Poder de las relaciones. John C. Maxwell El Arte de Cautivar. Guy Kawasaki  

 

Acerca del autor:

Jorge Paz es Coach, Consultor y autor del libro Forjando Nuestro Destino. Con más de 10 años en la gestión de proyectos de implementación de software, experiencia de supervisión, soporte y evaluación de proyectos. Ha trabajado en proyectos en varios países de Latinoamérica apoyando a equipos de proyectos en alcanzar sus objetivos.   

Please follow and like us:

Deja una respuesta